Salud General

Condiciones de descanso

Es típico tener problemas para dormir o despertarse numerosas veces durante la noche, dañando el ciclo

El sueño es una tarea de restauración que nuestro cuerpo necesita para que funcione adecuadamente. Los trastornos del descanso no son una enfermedad significativa, sin embargo, las repercusiones de no tener un descanso adecuado de forma rutinaria pueden ser: agotamiento, problemas de concentración, irritabilidad, agotamiento físico, etc.

¿Por qué suceden?

Existen varios trastornos del sueño y también dependiendo de la edad es mucho más potencial que tienen lugar uno u otro. Podemos clasificarlos en 2 equipos:

Disomnias: son cambios en la cantidad así como en la calidad del sueño, como problemas de sueño, hipersomnia, trastornos del ritmo sueño-vigilia, tienen miedo al descanso. Este tipo de alteraciones se producen habitualmente a lo largo de la adolescencia o la edad adulta.

Parasomnias: son cambios que aparecen durante el sueño como las pesadillas, los terrores nocturnos, el bruxismo, el sonambulismo y también la enuresis. Son mucho más comunes durante la infancia o la adolescencia.
El origen de estas modificaciones es muy diferente, en algunos casos se debe a la presencia de otras patologías, en algunos casos por el hecho de estar tomando algún tratamiento medicinal que lo provoca, por problemas del sistema respiratorio, etc. Sin embargo, una de las razones más frecuentes, cuando no tiene un origen patológico, es el estrés y también el estrés y la ansiedad.

De hecho, el confinamiento ha desencadenado mucho estrés y ansiedad tanto en niños como en adultos. El ajuste de las rutinas, la angustia por estar enfermo, la ansiedad por la nueva situación laboral, la sobrecarga de trabajo -residencia, trabajo, jóvenes-, el no poder salir de casa, ni ver a amigos o familiares, ha creado en realidad una sobrecarga emocional en cada persona. Y más aún en las personas mayores, ya que la infección les ataca de forma mucho más agresiva. Es típico que los niños tengan pesadillas durante la noche o que su orina se escape, que los adultos tengan dificultades para dormir o que se despierten varias veces durante la noche, rompiendo el ciclo.

Problemas de sueño

Recomendaciones para mejorar la calidad del descanso

Lo normal es que cuando se completa esta situación desencadenada por el virus los disturbios se desvanezcan, pero al mismo tiempo podemos aplicar una serie de regímenes para mejorar el sueño.

Mantener los horarios habituales: es estupendo continuar con las rutinas en los horarios, es decir reclamar, levantarse a la misma hora tanto los adultos como los niños, desarrollar horarios de trabajo y también de investigación, horas de comida y visitar la cama a la misma hora diariamente.

Diferencias entre las pausas diarias y las de los fines de semana: como en la circunstancia normal se deben tener varias tareas los fines de semana. Es decir, no es bueno investigar o funcionar 7 días a la semana, la mente necesita descansos.

Cambiarse de ropa: salir de la cama y también quedarse en casa todo el tiempo en pijama no es un gran régimen.

Nuestro cuerpo requiere traducir que estamos haciendo diferentes tareas.

Sol: para que nuestro cuerpo sienta cuando es de día y también cuando es de noche, es aconsejable obtener el sol, ya sea porque vamos a dar un paseo, a hacer compras o porque colocamos la cara fuera de la ventana. Además de todas las ventajas que la luz del sol nos puede aportar a nivel orgánico, los rayos del sol activan nuestras células nerviosas y también ponen en movimiento la mente.

Ejercicio: tenemos que realizar una actividad física diaria, que puede ser intensa o no, depende de nuestras demandas. Mantener el cuerpo activo ayuda a mantener la mente sana y equilibrada. Sin embargo, es mejor hacer este ejercicio antes de las 6pm.

Alimentación: cuide su plan de alimentación, un régimen de dieta equilibrada evita las digestiones pesadas y también le ayuda a dormir. Intente cenar dos horas antes de acostarse y evite los alimentos y bebidas excitantes.

Aparatos electrónicos: la luz que producen las pantallas como el teléfono inteligente, el ordenador tableta o el ordenador altera los patrones de descanso si se utilizan a última hora del día. Si los jóvenes o adolescentes tienden a utilizarlos, es mucho mejor jugar con otras cosas o sacar libros al mediodía.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba