Salud Emocional

Descubra cómo regular la ansiedad con la respiración estomacal

Los momentos de ansiedad pueden hacerse complejos, pero hay técnicas que pueden ayudar

Fuertes palpitaciones, aumento del precio del corazón, experiencia de asfixia y falta de aire, nudo en el vientre, náuseas … Si alguna vez has sentido ansiedad, habrás identificado perfectamente estos síntomas, ya que son los más habituales entre las personas que se enfrentan a ella.

La ansiedad, junto con la depresión, es uno de los trastornos mentales más comunes, aunque hay varias diferencias entre ellos. En esta ocasión nos vamos a centrar en el estrés y la ansiedad, que afecta a más del 7% de la población, según la Sociedad Española para el Estudio del Estrés y la Ansiedad y también del Estrés, y también intentaremos ver exactamente cómo mejorar esa sensación a través de la respiración estomacal.

La respiración abdominal para mejorar la ansiedad

Si alguna vez has tenido un ataque de ansiedad, probablemente ya estés familiarizado con el significado de la respiración. Típicamente se recomienda constantemente tomar el aire profundamente, sostenerlo por un par de segundos en la barriga y lanzarlo gradualmente. Ciertamente es una opción fantástica, pero hay otras como la respiración estomacal o diafragmática que tienen resultados increíbles.

Para practicar este tipo de respiración sólo se requiere conocer las acciones a las que se debe adherir:

Respirar el aire lenta y profundamente. Presente todo el aire que pueda de una manera tranquila (no se deje arrastrar por la hiperventilación del estrés y la ansiedad). Reconozca el aire que inhala.

Sienta realmente que el aire disminuye lentamente sus pulmones hasta el abdomen, sintiendo que su vientre se hincha.

Exhala el aire sacando el abdomen y permitiendo que aumente normalmente.

Si eres un aficionado incluso en esta respiración abdominal puedes empezar a hacerlo descansando para estar mucho más familiarizado con cada acción. Con el tiempo obtendrás la técnica y podrás realizar estos ejercicios de pie y también en movimiento.

Normalmente basta con realizar esta respiración entre 6 y también 10 veces por minuto para empezar a sentir que los síntomas de estrés y ansiedad disminuyen.

Otros aspectos a tener en cuenta

Cuando se gestiona la respiración hay otros elementos que podemos tener en cuenta para salir de ese momento de dilema. Entre ellos, entre los más aconsejados es considerar otra cosa, puede parecer un cliché, pero cuanto más nos centremos en pensar en cómo nos sentimos realmente, peor nos sentiremos. Así que centrar nuestro enfoque en una tarea adicional puede ser una ayuda estupenda.

Además, son cruciales los individuos que nos rodean cuando nos sentimos angustiados, porque pueden influir en la forma en que llevamos ese minuto, debido al hecho de que si utilizan ciertas frases como “cálmate” o “estás loco” es mucho mejor alejarse de esos individuos.

Y también si es posible, conseguir el vaso sanguíneo más razonable y también ser conscientes de que esta es una crisis periódica y que nosotros mismos tenemos la clave para salir de ella.

Una técnica infalible

Nuestra ansiedad tiene un aspecto emocional, pero sobre todo, uno físico. Aparece el acuerdo de la masa muscular, el dolor abdominal, la sudoración y también la respiración acelerada. Esta última es una de las que más riesgo tiene de ser modificada para aflojarse. Esto se hace mediante la respiración diafragmática o estomacal.

Entre la masa muscular central de la respiración está el diafragma. Está situado debajo de los pulmones y además está unido a la zona abdominal. Es esta masa muscular la que da nombre al método para reducir el estrés y la ansiedad.

En los estados de ansiedad ocurre lo contrario, respiramos con la zona alta de los pulmones, de forma más superficial y rápida. Si la invertimos, si respiramos con la zona inferior, adquirimos la relajación de forma automatizada al activar el sistema nervioso parasimpático.

Beneficios para nuestro cuerpo

La respiración estomacal aparece en estados normales de calma. Tiene muchos beneficios que podemos mejorar al destacar este tipo de respiración:

  • Oxigenación total de los pulmones así como del cuerpo.
  • Flujo de aire así como limpieza de los pulmones.
  • Control consciente de la respiración.
  • Excitación de la circulación manteniendo el oxígeno en la sangre.
  • Terapia de masaje de los órganos del cuerpo del tracto digestivo, así como la relajación abdominal.

Aprender a respirar

El elemento crucial es la respiración profunda sin forzar. Ciertamente redirigiremos la respiración, sin sobrecargar los pulmones. La respiración será ciertamente completa, consciente, así como natural, pero más profunda de lo que solemos tener en estados de estrés y ansiedad.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba