Fitness

Grasas insaturadas

Es muy importante ingerir estas grasas durante el embarazo, ya que protegen los capilares. Son de dos tipos: grasas monoinsaturadas, presentes tanto en el aceite de oliva como en los frutos secos y también grasas poliinsaturadas, que se encuentran en los pescados grasos, margarinas 100% vegetales o aceite de hígado de bacalao.

Las grasas poliinsaturadas incluyen el tipo omega-3, un tipo de grasa que no puede ser producida por el cuerpo y que debe ser ingerida a través de un régimen de dieta. El ácido omega-3 es importante para la mente y también para el desarrollo de los ojos del bebé.

Tienen una gran variedad de calorías y se recomienda que su aporte en la embarazada no supere el 30% del aporte calórico total.

Las grasas cumplen la característica de transportar algunas vitaminas, como la An y la D. También cumplen una doble función: energizadas y, en menor dimensión que las proteínas, intervienen en el desarrollo de los tejidos. La demanda diaria es una cantidad variable entre 80 y también 90 gramos para una dama típica.

Los minerales:
No son materiales naturales que se encuentran en la tierra y suelen entrar en el cuerpo normalmente a través de la ingesta de alimentos. Denis Pepin/ Fotolia

Hierro:
Es un mineral de gran importancia para el cuerpo y su escasez es uno de los problemas dietéticos más habituales del planeta. La mayor parte del hierro se alberga en las células sanguíneas perdidas mientras que el resto se descubre en la masa muscular.

Si el hierro está por debajo de los grados típicos en las primeras etapas de la maternidad, la amenaza de anemia es grave. Si una mujer embarazada comienza con un nivel típico de hierro en su cuerpo, es probable que se quede para hacerlo o podría crear una ligera anemia.

Esto se debe a que el hierro es el único nutriente que se requiere más durante el embarazo de lo que puede ser dado por el plan de dieta solamente. Por eso no hay problemas y en algunos casos es importante proporcionar a la mamá un suplemento alimenticio (por ejemplo, leche descremada con hierro) o tomarlo en forma de medicamento.
Una de cada 3 mujeres embarazadas presenta anemia como resultado de la ausencia de hierro durante el último trimestre. Es cuando el bebé necesita y también absorbe este mineral de los depósitos de la madre en cantidades mayores que las típicas.

Algunos de los signos que se pueden detectar en una embarazada con deficiencia de hierro son: agotamiento, sueño, calambres, etc. y también el bebé obtiene mucho menos oxígeno, lo que puede desencadenar problemas de diferente gravedad.

El hierro sólo puede localizarse en un porcentaje del 10 o el 15% del total de los alimentos que se consumen generalmente. Para que se absorba de manera efectiva, requiere de energizantes:

Carne:
La vitamina C (por ejemplo un vaso de jugo de naranja con los platos, que promueve la absorción del hierro y además le agrega vitamina C).

El calcio:
El 99% del calcio del cuerpo se encuentra en los huesos y también en los dientes. Para que el organismo absorba todo el calcio existente en un alimento, es esencial que ese mismo alimento contenga fósforo.

La presencia de la vitamina D es crucial para la absorción tanto del calcio como del fósforo.

El tercer trimestre es cuando se transfiere la mayor cantidad de calcio en el sistema esquelético en formación. La absorción digestiva del calcio en las mujeres durante este tiempo aumenta para satisfacer estas necesidades.

La ingesta amplia será ciertamente esencial debido al hecho de que cuando el consumo no es adecuado, las células óseas de la madre están en peligro de dar calcio para sostener el desarrollo fetal y la producción de leche materna.

Es esencial para el desarrollo de los huesos y dientes del bebé, para la coagulación de la sangre, para las transmisiones nerviosas, etc.

.Fósforo: el 85% de este mineral se encuentra en los huesos y también en los dientes. Es el segundo mineral más abundante del cuerpo y también representa el 22% del total de los minerales. Su característica más importante es ayudar a la formación de los elementos que ayudan al cuerpo a hacer circular el poder de las grasas, las proteínas saludables y los carbohidratos.

Junto con el calcio y la vitamina D, es el ingrediente básico para el desarrollo de huesos y dientes sanos y equilibrados. Es igualmente (además del calcio) crucial para las transmisiones nerviosas. También es un elemento vital para los ácidos que participan en la división celular y en la transmisión de los rasgos genéticos. Se encuentra típicamente en los mismos alimentos que contienen calcio.

Potasio:
Este mineral actúa en relación con el sodio y el magnesio, así como tiene la adhesión a las funciones 1. Controla el equilibrio de los fluidos en todas las células del cuerpo.

Es esencial para la transmisión de los impulsos nerviosos y también para el endurecimiento de los tejidos musculares, incluyendo el corazón.

Por lo general, un individuo que sigue un régimen de dieta bien equilibrada y no toma diuréticos, llena estos requisitos diarios completamente.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba